Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

Hongos y bacterias: prevenirlos con la variedad adecuada

Hongos y bacterias: prevenirlos con la variedad adecuada

A la hora de cultivar olivos es muy importante conocer las características tanto del suelo como de las variedades de olivo. Entre los criterios a tener en cuenta sobre las variedades de olivo destaca la resistencia a los diferentes hongos y bacterias que a veces atacan a estos árboles.

Veamos a continuación cuáles son las principales bacterias que pueden hacer peligrar nuestros cultivos:

Verticilium del olivo:
Este hongo actúa taponando los vasos conductores, haciendo que brotes y ramas se marchiten. Al contrario que otras enfermedades, el verticilium no hace que caiga el fruto, sino que sencillamente se secan y se quedan adheridos varios meses a las ramas, infectándolas.
Es una enfermedad muy extendida en el campo andaluz. Las variedades que mejor resisten a este hongo son la chanclot real y empeltre, siguiéndole las de hojiblanca y lechín.

Repilo:
El repilo es una enfermedad extendida por todo el olivar español causada por el hongo Cycloconium oleaginum. El repilo se manifiesta en forma de manchas circulares en las hojas, y los daños principales que producen es la caída prematura de las hojas, lo que produce un debilitamiento del árbol y la consecuente pérdida de la cosecha.
Para prevenirlo, es importante escoger un abono nitrogenado y variedades que toleren bien la presencia de este hongo, como son la arbequina y el gordal injertado. Por el contrario, las variedades que peor resisten al repilo son la cornicabra, la manzanilla y la galega.

Prays:
También conocido como polilla del olivo, el prays es una pequeña mariposa de entre 8 y 10 milímetros de tamaño de color gris plateado que hiberna en el interior de las hojas. Este pequeño insecto es una de las plagas más importantes del olivar español, ya que produce que se caigan las aceitunas. La variedad que mejor resiste su ataque es la chanclot real, todo lo contrario que la picual y la galega, muy susceptibles a sus efectos.

Tuberculosis del olivo:
La tuberculosis es una bacteria que habitualmente está presente en el olivo sin causar daño alguno hasta que se dan una serie de condiciones climáticas y de cultivo, como la poda o la recolección. La bacteria penetra en estas heridas causando en el árbol tumores y agallas. La cosecha se pierde por una nutrición insuficiente, cayendo el fruto al suelo.

Las variedades más resistentes son el empeltre, la manzanilla, picual y galega. Por el contrario, la cornicabra sufre devastadoras consecuencias de esta enfermedad, por lo que no es recomendable cultivarla en zonas donde sea habitual la aparición de esta bacteria.

Publicado el 20 de febrero de 2014 por admin.

Deja un comentario